Racores Náuticos

Los racores nauticos son piezas metálicas con o sin roscan que tiene como finalidad conectar o unir diferentes tipos de tubos u otros perfiles cilíndricos. En la actualidad la mayoría de estos equipos hacen realizan sus conexiones con estos racores de neumáticos, ya que son bastante prácticos, rápidos y automáticos. Existe una gran variedad en cuanto a sus formas, su fácil utilización a la hora de conectarse y desconectarse, su larga vida útil y bajo precio hacen que este sea una opción que no tenga competencia en cuanto a conexión entre válvulas y cilindros neumáticos.

Características Técnicas

Presión de Trabajo = desde vacío hasta 16 bar en Metálicos y hasta 12 bar en Plásticos
Temperatura de Trabajo = de -20 hasta 80°C en Metálicos y hasta 60°C en Plásticos
Diámetros Exterior de Mangueras en mm = 4, 5, 6, 8, 10, 12, 14 y 16
Diámetros Exterior de Mangueras en pulg. = 5/32, 1/8, ¼, 5/16, 3/8 y ½

Tipos de Rosca = BSP Cilíndrica, BSP Cónica y NPT

Tipos de Racores

  1. Instantáneos: están elaborados para desmontar o modificar los circuitos de manera inmediata sin requerir otras herramientas. Lo que permite realizar con efectividad y rapidez circuitos para el transporte de aire comprimido, líquido, o gas.
  2. De compresión: estos permiten la movilidad de aire que se encuentra comprimido, mediantes tubos metálicos o termoplásticos que lo soporten, debido a esto sus roscas están elaboradas para que encajen y sostengan de manera segura los contenidos que se movilizan.
  3. Con funciones: son los que se utilizan en diversas aplicaciones y es ideal para el ambiente, ya que permiten regular o bloquear el paso de compuestos por toda la instalación. Son compactos, fáciles de instalar y muy seguros.
  4. Racores de bloqueo: Estos permiten sostener una carga de arrastre durante un eventual corte de la presión de alimentación, garantiza el bloqueo del vástago del cilindro cuando cae la presión de pilotaje.
  5. Racores reductores de presión: estos permiten la regular el esfuerzo ejercido por el cilindro, para así poder ajustar la presión de un circuito de aire comprimido a un valor determinado, mediante una regulación realizada de forma manual.
  6. Racores anti-retorno: aseguran el paso del aire en un sentido y lo bloquean en el otro, estanqueidad perfecta. Estos racores se montan antes del circuito para proteger. De reducidas dimensiones y ligeros.